Scroll
Online booking

T-Golf & Country Club PonienteT-Golf & Country Club Poniente

La bicicleta colgante del hoyo 6

El chico, la chica y la bicicleta

¿Ha jugado alguna vez en un campo de golf donde haya una vieja bicicleta empotrada en el tronco de un pino, y que ahora se eleva a casi 10 metros en el aire? Probablemente, no.....

La próxima vez que visite nuestro campo le aconsejamos que cuando llegue al tee del hoyo 6 haga una pequeña pausa en su recorrido. Mire hacia arriba a los pinos de la derecha, en la zona del banco y, en el tronco de uno de estos pinos, verá lo que parecen ser unos viejos hierros oxidados, que en realidad son los restos de una vieja bicicleta. Éstos restos quedaron completamente cubiertos por el tronco del árbol y crecieron con él.

No es el tipo de objeto que espera ver en un campo de golf, pero la historia detrás de cómo llegó hasta allí es aún más extraordinaria. Es la historia de la Guerra Civil española y un amor prohibido.

Si desea saber más, rogamos estén atentos puesto que la historia completa está por llegar ....

 Capítulo 1

Sitúese en el tee de amarillas del hoyo 6 y mire hacia arriba, a su derecha. Algo llama la atención en uno de los árboles. Colgando del tronco, como una medalla en el uniforme de un soldado, es el marco oxidado de una bicicleta antigua. No es una visión común, pero la historia de cómo llegó a ser allí tampoco es común.

La leyenda dice que hace muchos años, durante la Guerra Civil Española, un joven campesino trabajaba en los campos de Calviá. Como tantas personas en su situación, era pobre y la bicicleta, su único medio de transporte. Cabalgaba temprano por la mañana, trabajaba de sol a sol y caminaba de nuevo, de vuelta a casa. Había varias bocas para ayudar a alimentar y muchos días el joven era el primero en llegar y el último en salir.
Una mañana, como cualquier otra mañana, dejó su bicilceta a la sombra de un árbol y se dirigió al campo. Allí vió a una joven apoyada en un viejo pino, leyendo un libro. La había visto antes, montada en una hermosa yegua de castaña a lo largo del camino de tierra que corría entre los campos y la finca.
Esa mañana se puso el sombrero mientras caminaba y dijo "Buenos Dias". Así fue como empezó. La veía cada mañana sentada en el mismo lugar. Poco a poco fue superando su timidez inicial y se paraba a hablar con ella. Cada mañana llegaba un poco antes para tener más tiempo juntos. Pronto, esos primeros encuentros inocentes se fuerons convirtiendo en amor.
Algunas mañanas ella lo encontraba en la carretera, saltaba sobre los manillares y los dos pasaban unos románticos momentos juntos recorriendo los caminos de la zona. A él le encantaba la velocidad, ver cómo el viento jugaba con su precioso cabello y el olor de su perfume. Juntos en esa bicicleta se sintieron libres.
Cuando su madre se enteró de este amor inocente entre los jóvenes, le rogó que olvidara a la chica. Sus compañeros de trabajo también le advirtieron, pero el chico era aún muy joven, estaba muy enamorado y no tenía ningún miedo. Pronto ocurrirían dos cosas que cambiarían sus vidas para siempre. La cosecha llegó a su fin y la guerra estalló por todo el país.

Continuará....